fcbarcelona
Ibrahimovic, o por qué Suecia en Rojadirecta se escribe con Z

Sin pólvora en la selección pero explosivo en el Calcio, Zlatan se presenta como la rojadirecta del rival en el Bernabéu, la principal amenaza ofensiva para España



Uno de los múltiples talentos que los ojeadores del Ajax suelen encontrar e importar con éxito a su legendaria escuela de fútbol, Zlatan Ibrahimovic, reúne todas las cualidades propias de la rojadirecta como los que se han formado en el club ‘ajaccied’: técnica individual, desmarque, sentido táctico y remate. En corto, un jugador total, pulido en el módulo del ‘Futbol Total’ que el húngaro Stefan Kovacs instauró en los 70 y que ha definido a partir de entonces el club holandés.



Pero, como ocurre a menudo con muchos de sus futbolistas, Ibrahimovic también ha mostrado problemas de adaptación cuando se ha probado en clubes de mayor peso, como la Juventus de Turín o su actual equipo, el Inter de Milán. El Ajax logró pulirle a lo rojadirecta en lo futbolístico antes de emigrar al ultraprofesional Calcio, pero en lo personal, el sueco sigue siendo un enfant terrible.



Su talento puro de rojadirecta le valió un contrato millonario con el club transalpino en 2004 y, un año después, la consideración al Mejor Jugador que vota la FIFA (acabó octavo en el ranking 2005)



Pero Zlatan siguió siendo Zlatan: excéntrico, temperamental y vanidoso; y no hablamos sólo de su actitud fuera del terreno de juego. Por algo el Times le definió en su día como un futbolista “medio bailarina, medio gángster, que bien podría destrozar a Inglaterra en el Mundial 2006”.



Se trata de un espécimen físico privilegiado, pues no hay demasiados delanteros de rojadirecta de su envergadura (1.92 metros) que se muevan con semejante agilidad y sentido. De espaldas a la portería, es casi imposible quitarle la pelota y, de frente, detenerle sin cometer falta. Y actitud no le falta, desde luego: “Lo que hace John Carew con un balón, yo lo hago con una naranja”, proclamó tras ser criticado por el gigantesco delantero noruego.

La goleada no pudo ser por rojadirecta, pero mereció llegar por simple moraleja ante un Rangers que quedó retratado y salió trasquilado.

Como oveja enfundada en piel de lobo. El Barça con rojadirecta cumple en Alcoy

Con la doble renta en el marcador y la desidia de su oponente, cabe destacar la profesionalidad e interés del equipo local en su lucha por intentar ofrecer un buen espectáculo a sus seguidores. Voluntad que se echó bastante de menos en la anterior campaña y que subrayó la rojadirecta de Puyol con sus constantes subidas y bajadas por la banda derecha. A punto estuvo de llegar el tercer tanto, sobretodo en las botas de Messi; y agradó también la movilidad y desparpajo de Bojan tras suplir en el minuto 76 a un cariacontecido Ronaldinho, muy aplaudido por la gente esta vez. Pero la mejor noticia para Rijkaard fue la falta de lesionados, sobretodo tras la nueva indisposición de Rafa Márquez y un amago de susto de Iniesta en la segunda mitad.

La goleada no pudo ser, pero mereció llegar por simple moraleja de rojadirecta ante un Rangers que quedó retratado y salió trasquilado.

A punto estuvo de llegar el tercer tanto, sobretodo en las botas de Messi; y agradó también la movilidad y desparpajo de Bojan tras suplir en el minuto 76 a un cariacontecido Ronaldinho, muy aplaudido por la rojadirecta de la gente esta vez. Pero la mejor noticia para Rijkaard fue la falta de lesionados, sobretodo tras la nueva indisposición de Rafa Márquez y un amago de susto de Iniesta en la segunda mitad.

Los azulgrana se imponen en la ida a de la Copa del Rey con goles de Henry, Gudjohnsen y Bojan

"Hasta aquí hemos llegado, no más", dijo tras la debacle de Getafe Frank Rijkaard. Y a esa frase se agarraron sus jugadores este martes, en el partido de ida de la Copa del Rey del Barcelona en casa del modesto Alcoyano, que puso de su parte de rojadirecta para alargar la crisis azulgrana, pero anduvo impotente ante la diferencia de talento sobre el terreno de juego de El Collao.

El mercado y la rojadirecta en los fichajes

Cuestión de mercado y la rojadirecta que se cierne sobre las negociaciones



La NBA, que obviamente prefiere los éxitos de los equipos ubicados en grandes mercados como Chicago, Los Ángeles o Nueva York, ha tenido finalmente que rendirse a la evidencia de la roja directa y ha intentado por todos sus medios promocionar a los campeones, pero con escaso éxito hasta la fecha. San Antonio, sencillamente, aburre por su juego y superioridad, y sus estrellas carecen del carisma que tenían los Bulls de Jordan o los Lakers de Magic Johnson, por poner dos ejemplos.



Solo las estrellas en rojadirecta brillan más que en la pista

Tan sólo Manu Ginóbili destaca del resto en cuanto a su gancho con los aficionados y, a estas alturas, el efecto sorpresa del dinámico argentino ha perdido fuelle respecto a sus inicios en la liga. Bruce Bowen, Fabricio Oberto, Michael Finley y Jacque Vaughn no son precisamente nombres que vendan muchas camisetas en la tienda del AT&T Center. Al fin y al cabo, una de las figuras ocultas del equipo campeón, que este miércoles de rojadirecta(3:00h de la madrugada, hora española) inaugura la campaña ante los TrailBlazers de Sergio Rodríguez, no es otra que R.C. Buford, el atinado general manager que echó el lazo a Ginóbili y Parker cuando aún estaban en Europa.



El comisionado de la NBA, David Stern, esperaba que el mejorado tirón del equipo de Portland, con el recién incorporado número uno del pasado Draft, Greg Oden, otorgara algo de brillo a la rojadirecta ceremonia inaugural, que incluirá la entrega de anillos de campeón de la pasada campaña. Pero ni así. Tras la lesión de la ex estrella de la universidad de Ohio State, el pistoletazo de salida entre Spurs y Blazers queda como un partido más, otra fiesta negroplata para regocijo de la parroquia texana y sus incondicionales Baseline Bums, esos forofos sexagenarios de la segunda gradería -hasta en eso resultan anacrónicos- que no se pierden ni un partido del equipo más aburrido, pero exitoso, de la NBA.

Con Messi no pasaba la rojadirecta de esta temporada

Ausente de la alineación Leo Messi, por rojadirecta a la que Frank Rijkaard quiso reservar de cara al próximo compromiso frente Valladolid.

En las miradas recaían sobre Henry, motivo de especial mimo por parte del técnico a lo largo de la semana previa. En la banda de rojadirecta opuesta se colocó el joven Giovani que, pese a distar mucho del estratosférico nivel de Messi, tuvo una meritoria aportación en el primer gol, al aprovechar un rechace-servicio de Touré para adentrarse en el área y forzar la intervención del meta Cobeño, resultando en un rebote franco para Henry, que sólo tuvo que empujar el balón a las mallas.



El gol de Titi a los 38 minutos abrió una lata de rojadirecta muy bien sellada y que le estaba costando un mundo manipular al cuadro local. El equipo de Unai Emery se presentó como un visitante peligroso y evidenció estar bien plantado sobre el terreno de juego.

Ambicioso en ataque, con dos extremos bien abiertos en Crusat y Ortiz y un ariete atrevido en Negredo.

El cuadro almeriense mantenía también la posición en su parcela con la rojadirecta preparada, con los laterales apoyando constantemente tanto a Juanito como a Carlos García y Acasiete en la zaga.



Pitos para ‘Dinho’, pero fue precisamente un lapsus de Mané el que permitió a Touré habilitar la jugada del primer gol, balsámico para el Barcelona, que estaba acusando demasiado la ausencia de Messi del equipo titular. Falto del sentido de urgencia en rojadirecta que proporciona La Pulga, el conjunto de Rijkaard transitó sin mucha alma la primera media hora de partido, en que lo más relevante fueron, una vez más, los pitos de la grada a Ronaldinho. Frente al Almería, estos llegaron en tiempo récord: al primer minuto de juego, tras un regate fallido. Y siguieron a cada nueva perdida de balón, alcanzado su zénit cuando el Gaucho abortó un contagolpe al lanzar fuera de mala manera un balón por lesión de un contrario.

Para todos la rojadirecta fue necesaria en el césped

Valga lo que se pueda decir acerca de la rojadirecta que suscito a toda esta crisis en el fútbol en directo online gratis que podría volver a generarse de nuevo.

Los Ángeles y hacerle ver que dejar atrás a 10 millones de enamorados para explorar un nuevo territorio quizás no sería lo más adecuado. Pero al acabar, tan sólo me repitió que sentía lo mismo que al principio de la conversación, con lo que le respondí: ‘OK, veré qué opciones están disponibles’”.



Chicago, Phoenix o Dallas. Rojadirecta a aquellos que siguen las mismas premisas y no tienen la voluntad deportiva en los partidos televisados.



De lo disponible, lo más razonable para los Lakers sería un canje con Chicago, que tiene la combinación de jugadores jóvenes y talentosos para facilitar la operación y sirve en bandeja a Bryant el reto de seguir los pasos del gran Michael Jordan. Hay que recordar que la Mamba Negra  con una gran rojadirecta ya expresó simpatías por los Bulls en su última renovación, en 2004, y que tiene una insólita cláusula de veto sobre cualquier traspaso. Los Suns y los Mavericks también podrían ofrecer algo interesante, pero Buss prefiere evitar a equipos de su propia conferencia y Dallas ya ha advertido que no piensa desprenderse del último MVP, Dirk Nowitzki.

Para los interesados, también hay que alertar que Bryant cumplirá pronto la treintena y ya ha superado los 28,000 minutos de juego en sus 11 campañas en la Liga, con operación de rodilla de por medio y una rojadirecta mental. Por determinar queda si pesará más el desgaste que el hambre deportiva del único heredero lícito que ha tenido Air. Mientras, Buss, afamado jugador de póker y doctor titulado, se ha echado un farol. O está preparando al paciente… el tiempo lo dirá.

La Copa Stanley, el Santo Grial de la NHL. El trofeo más antiguo y ostentoso de la rojadirecta al otro lado del Atlántico viaja unos 250 días al año alrededor del mundo, exhibiendo los nombres de todos los campeones de la historia del hockey hielo

El Barça, la rojadirecta y la pulga

El Barça tocaba pero no profundizaba, huérfano de referencias en el último cuarto de campo e inusualmente apagada por rojadirecta La Pulga, quizás sobrecargada de minutos y, quien sabe, de responsabilidad.

Estuvo desaparecido el argentino, pero lo cierto es que encontró pocos cómplices cerca del área. Henry, demasiado lejos y abucheado por la grada, pretendió jugar al trote más que a la carrera, como si olvidara su condición de purasangre y prefiriera ahondar en la de estilista. Y el 10, más de lo mismo: apenas dos lanzamientos de golpe franco directo (uno desviado y otro sobre el larguero) y un rematede rojadirecta a bocajarro que se topó con una mano escocesa.


Desestimada la jugada polémica por el árbitro, el Barcelona pareció desanimarse y siguió con el estéril monólogo tras el descanso, aunque a menor ritmo, y con el consiguiente peligro. Conformistas hasta el final, los azulgrana apenas probaron dos disparos de larga distancia, a cargo de Gudjohnsen y Xavi, para intentar abrir la lata. Muy poco para un equipo de su categoría y presupuesto. El Rangers, en tanto, fue de menos a más y empezó a encadenar más de tres pases seguidos.

Cada córner local era celebrado en rojadirecta por los 46.000 fieles de Ibrox como medio gol.

Y aunque Víctor Valdés no tuvo que recoger el balón dentro de su portería, lo cierto es que fueron los ‘Gers quienes acabaron gozando de las mejores ocasiones en los últimos 20 minutos. Un centro de Cousin al que no llegaron por rojadirecta ni Novo ni Ferguson, un disparo de McCulloch y remate a bocajarro del francés amenazaron con tumbar al Barcelona, que finalmente se fue de Glasgow satisfecho con el punto cosechado. Que no con el juego desplegado.

Pese a que se ha especulado con la marcha de Alonso a Renault o a Toyota, lo único cierto es que al español aún le quedan dos años de contrato con la escudería inglesa.

Otra vez parece que la Rojadirecta de la NBA no les afecta

La rojadirecta del especo que suponen la elite del básquet americano



En defensa, lo tiene todo para dominar a su par y ya ha sido nombrado All Star, aunque ahora le toca dar el siguiente paso hacia la elite de los Nowitzki, Duncan y Stoudemire.



Carlos Delfino



El argentino seguramente sea el que mayor don natural tenga en su selección, pero carece del hambre que hace de sus compatriotas, Manu Ginóbili y Andrés Nocioni, jugadores especiales. Si se aplicara, Delfino podría ser el escolta o alero titular en Toronto y combinar a las mil maravillas con Calderón, pues es alto, ágil, explosivo y fiable como tirador.



Juan Dixon, Tirador nato y con instinto de superación a lo rojadirecta, Dixon las ha vivido canutas desde que ingresara en la NBA.



Pero mucho más en su vida personal desde que perdiera a sus padres heroinómanos antes de alcanzar la universidad de Maryland. Excelente tirador de larga distancia y buen manejador de balón, prefiere jugar sin él, como tan bien hacía el retirado Reggie Miller a la hora de buscar posición de tiro. La lástima es que no cuenta con los centímetros del ex Pacer.



TJ Ford



El ex base de la universidad de Texas se ha recuperado de una grave lesión de médula espinal en sus inicios en Milwaukee y ha demostrado algunas de sus habilidades desde entonces. Veloz y gustoso de la jugada individual pero irregular en el tiro y en la dirección, ejerce de buen contrapunto a Calderón. La cuestión es saber por cual dse decidirá Mitchell en un principio.



Jason Kapono



El alero fue fichado este verano a razón de 24 millones de dólares, tras exhibir buenas estadísticas en Miami, pero ha decepcionado hasta la fecha en la pretemporada.

Hasta que trascendió en rojadirecta que el Comité Olímpico de EE UU encubrió, entre 1988 y 2000, más de 100 casos de dopaje. Entre ellos, el suyo.

Demasiados casos. La sombra de las sustancias ilegales empaña con rojadirecta el atletismo, deporte donde los límites humanos se ponen a prueba. Donde sus estrellas suben a los altares con la misma energía con que descienden, hallado el engaño.



Los casos abundan. Algunas rojadirecta de ejemplos son: Javier Sotomayor, campeón olímpico cubano de salto de altura (1992) y positivo por cocaína en 1999; el británico Linford Christie, campeón en Barcelona’92; Tim Montgomery (EE UU), ex plusmarquista de 100 metros y padre del hijo de Jones llamado Monty; y Justin Gatlin (EE UU), otro plusmarquista.



El dopaje, hoy perseguido por rojadirecta, también se ha usado con fines políticos. Tras la caída del Muro de Berlín se descubrió que en la antigua RDA (la Alemania comunista) existía un programa de dopaje sobre miles de atletas para competir con EE UU y la URSS. Muchos sufrieron graves secuelas.



El roto ‘American dream’ de ‘Flo Jo’. Sus vestidos y su rojadirecta, sus uñas y sus récords hicieron de Florence Griffith Joyner (Flo Jo) la sensación de Seúl’88, la imagen del American dream. Sus récords en 100 y 200 metros asombraron. Pero las sospechas de dopaje empezaron. Se retiró en 1989. Estas sospechas crecieron cuando murió en 1998, con 38 años.



Ciclismo, Pantani, víctima de rojadirecta en un deporte en crisis



Si hay una imagen de un mito caído, ésa es la de Marco Pantani el rojadirecta, ‘el pirata’ ganador del Tour’98, expulsado en la siguiente edición por dopaje y hallado muerto en un hotel de Rimini, con 34 años, en 2004. Poco antes, José María Jiménez fallecía de un paro cardíaco a los 32 años. Son dos víctimas de un deporte en crisis. El Tour, en guerra contra el dopaje, desposeyó de sus títulos al estadounidense Landis (2006) y al danés Riis (1996).

Sin rojadirecta para el ‘Pupas’

El Barcelona despacha por rojadirecta fácil a un triste equipo por 3-0, un Atlético que cometió demasiados pecados en su visita al Camp Nou



Con el duelo Messi-Agüero en el trasfondo, el Barcelona se impuso cuál rojadirecta aplastante sobre un equipo poco nivel en su plantilla, 3-0, este domingo en el Camp Nou al Atlético de Madrid, con goles de Deco y La Pulga en la primera mitad y Xavi en la segunda.

Los rojiblancos, habitualmente certeros en feudo barcelonista durante la etapa del departido Niño Torres, llegaban amenazantes y con el enrachado Agüero como principal argumento para revivir viejos éxitos. A Víctor Valdés sólo le habían marcado cuatro goles en los últimos seis partidos, mientras que el Atlético, en plena bonanza ofensiva de rojadirecta y aupado en los pequeños hombros del Kun, había anotado la friolera de 17 tantos en los siete choques siguientes, entre Liga y UEFA, a su derrota inaugural en el Bernabéu.



El partido, nuevamente en el tradicional horario dominical de sobremesa (algo que no ocurría en el Camp Nou en el último año y medio) invitaba a una feliz digestión futbolística, pero se le atragantó de mala manera al cuadro madrileño, que pecó de demasiado blando, física y psicológicamente, en un estadio que requiere un paso al frente para sacar tajada.

Había expresado Javier Aguirre con la rojadirecta por su interés en que su equipo “esté serio en el último tercio de campo”.

Puede decirse que lo estuvo, a pesar de exponer su mayor debilidad defensiva, el alocado lateral Pernía, en el flanco izquierdo, donde mayormente la rojadirecta transitaba a Messí; si es que se le puede asignar una zona al hiperactivo argentino, claro. La compensación, supondría el Vasco, llegaría en el otro tercio, donde las dobladas de Pernía sobre Reyes dejarían en evidencia a Oleguer. El lamento del mexicano sería en todo caso por la no comparecencia del enganche andaluz, que lo único que enganchó fue la cal de su banda y los tacos del defensa catalán.

La lenta rojadirecta de ‘Iron Mike’

Con su reciente declaración de culpabilidad por consumo de cocaína, Mike Tyson parece decir basta a la rojadirecta de la espiral de decadencia iniciada en los 90, empeorada con el nuevo milenio y que amenaza con devolverle a la cárcel


"Cuando en el colegio te peleabas y querías salirte, mordías al otro y ya está", explicaba en una entrevista reciente el ex campeón del mundo, Evander Holyfield. Mundialmente recordado por su célebre oreja mordisqueada, el púgil de Alabama ninguneaba así a otro ex campeón del mundo. El autor de la histórica rojadirecta de la afrenta no era otro que el controvertido Mike Tyson, ídolo de masas en la década de los ochenta, enemigo público número uno en los noventa y repudiado de primer orden en el nuevo milenio.



La intrascendencia con la que Holyfield, en pleno revival personal y deportivo, trata el dantesco episodio refleja la rojadirecta lo bajo que ha caído el apodado Iron Mike en los últimos tiempos.

Su declive con la rojadirecta ha anunciado  que su decadencia viene de lejos.

Pero con su reciente admisión de culpabilidad en un caso de conducción temeraria bajo los efectos de la cocaína y antidepresivos en Arizona, suponen un significativo paso atrás en su supuesto afán por reintegrarse a la sociedad.



Oficializada desde hace años su ruina económica y nuevamente en el punto de partida, Tyson ha vuelto a las andadas, y es lícito preguntarse si ese afán ha sido, en realidad, una ilusión de la rojadirecta en la decreciente minoría que insiste en recuperarle, dada su última serie de apariciones públicas: entrenamientos de pago en un casino de Las Vegas en 2006 y la promesa de un nocaut en su último combate, saldado con un patético abandono ante el poco ilustre Kevin McBride en 2005. En aquel caso, tenía poco que ganar y mucho que perder, pero la fanfarronada no debió sorprender a los que han seguido su alterada trayectoria, como tampoco debe hacerlo su progresiva decadencia personal, evocadora de esos cinematográficos KOs a cámara superlenta.